10 de mis rincones foodies favoritos de Madrid

Sé que al leer este título se te ha hecho la boca agua y se te ha venido a la cabeza la imagen de un bocadillo de calamares en algún callejón lejos de la Plaza Mayor, has llegado a sentir el olor de una porras mañaneras, te has pedido otro sobre de azúcar para mojar y, con los codos encima del escritorio, te has pedido una caña (probablemente de Mahou) de esas que dejan huella en los vasos y en la barra.

Hacía tiempo que tenía ganas de llevaros de paseo por algunos de mis rincones foodies favoritos de Madrid y como son tantos y tan variados, como tengo para todos los gustos y todos los colores, pensaba que esto iba a convertirse en una lista interminable, como una peregrinación de migas de pan que perseguir de la Puerta de Toledo hacia arriba y de la Calle de la Palma hacia abajo. Así que lo que he hecho ha sido cerrar los ojos y dejarme llevar por los rincones foodies que recomendaría de la misma manera (con los ojos cerrados).

En Madrid la brújula es el metro, sabes dónde estás por qué parada tienes cerca así que con este parámetro os voy a hacer la ruta de 10 de mis rincones foodies favoritos de Madrid.

1. Casa Julio (metro Noviciado): Las croquetas de Casa Julio deberían ser alguna maravilla del mundo, la gente se apelotona en la puerta de este bar auténtico con copas de vino y raciones de rabo de toro que son de otro planeta.

2. Restaurante Ojalá (metro Tribunal): De aquella canción que decía ‘aquí no hay playa’ no te creas la mitad, en la planta de abajo de este restaurante puedes meter los pies en la arena mientras disfrutas de platos modernetes y un ambiente la mar de apañado por un precio muy razonable.

3. El capricho extremeño (metro Puerta de Toledo): Si alguna vez has ido al rastro de Madrid habrás visto pasar personas con unas tostas más grandes que la palma de tu mano, cargadas hasta arriba de gulas, pimientos de padrón, tortilla, pulpo con pimentón u otras parafernalias divinas que le van al pan como un guante. Sigue el rastro como Hansel y Grettel y verás que salen de El capricho extremeño, un pequeño local donde las coges, las pagas y te las zampas donde quieras.

4. Luna Rossa (metro Santo Domingo): si quieres comprobar a qué sabe Nápoles tienes que ir a este restaurante con decoración curiosa y pizzas al horno de leña que te chupas hasta los dedos de los pies. Le llamo el italianísimo y no te puedes ir sin probar la panna cotta. Algunos dicen que no es bonito pero yo que soy una romántica pienso siempre que lo bonito está en el interior y sus masas y sus mesas son de bel.lísimas (léase con acento italiano).

5. Madrid Río (metro Príncipe Pío): En Mallorca hay una zona que se llama el Portixol y es uno de mis lugares favoritos para pasear y desconectar con un llonguet en la mano. En mis largas estancias en Madrid, mi Portixol es Madrid Río y desayunar en uno de sus chiringuitos mi descubrimiento más top. Aparentemente no tienen mucho encanto y parece que va a ser caro desayunar en una de las terrazas que recorren las orillas del Manzanares peeeero hay un menú mañanero que es fantástico para empezar el día con vistas al Palacio Real.

6. Buns & Bones (metro Antón Martín): Pegado al Mercado de Antón Martín están los bocadillos asiáticos más deliciosos de Madrid. Baos de infinidad de sabores, tan jugosos que de recordarlos mientras escribo estas letras mojo el teclado. Para los carnívoros; el churrascazo con chimichurri que tienen es de obligado zampado. El local tiene pinta de garaje y a veces puedes compartir tu mesa que es un plan muy de Nueva York.

7. Mad Café (metro La Latina): Si me preguntas qué hamburguesa me pirra en la capital, te diré que la ahumada de Mad Café de una manera tan rotunda que tendrás ir a probarla a-ho-ra. La necesitas, a ella y a la salsa de nosequé que acompaña las patatas. Sin ninguna duda, la mejor hamburguesa de mi Madrid.

8. Chino Chino (metro Plaza España): Si tiene nombre lo desconozco, ahora que, aquí he sorbido las mejores sopas chinorris de mi planeta por 3,50€. En la fachada tiene un Winnie de Po y en el interior muchos orientales poniéndose tibios a caldos, costillas y tortas con carne por una cuenta baratissíiiisima. Es un pedazos de Beijing a dos pasos de Princesa.

9. El Quevedo (metro Antón Martín): Pídete una caña y déjate llevar. Es de esos bares auténticos donde te ponen casi un plato combinado con cada bebida. De primero, no te fallan, un lacón con patatas con vistas al Barrio de Las Letras. Con tres cañas comes, bebes y te haces la siesta.

10. La Primera (metro Gran Vía): Si hay una jungla en Madrid está en el número uno de la Gran Vía. Dentro y fuera. Fuera porque estás en el epicentro del meollo y dentro porque el espacio está repleto de plantas que te pedirán a gritos que te quedes a vivir. Aquí he desayunado como una reina con la chimenea colgante más bonita de mi Madrid.

Por si este paseo foodie te ha sabido a poco, te invito a que sigas descubriendo los mejores lugares para salir en Madrid por línea de metro que proponen desde Uniplaces.

Oye, ¡no te quedes con hambre! También podemos seguir alimentando esta lista con las recomendaciones que me dejes en los comentarios.

Un ÑAM!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Hola Marta. Conoces bien el centro de Madrid, mi ciudad. Sabes lo que te digo? Que me voy a dar una vuelta por ahí para llenarme el estómago y beber una Coca-Cola a tu salud😉.

  • Una recomendación, en el distrito de Arganzuela tienes dos bares que están muy bien, bajándote en el metro Legazpi, en dirección al Paseo de las Delicias 130. Y el otro en la plaza de la Beata Mariana de Jesús. La línea de metro es la tres. Ya me contarás. Buen provecho.👍

  • ¡Hola Marta! La verdad es que tu lista es bastante completa y has clavado todos los bares y restaurantes. Nuestra recomendación va para La Casa Tomada, un pequeño restaurante abierto hace poco y que es totalmente maravilloso. Bocatas gourmet de diferentes estilos y unos platos de patatas fritas que vuelven locos a cualquiera. De verdad, una auténtica maravilla. Y si llegas con hambre a los postres, son de locura. Está en metro Tribunal.
    ¡Un saludo!