Si se te ha perdido la carta a los Reyes ‘Majos’ entre los buzones de los pajes o este año te ha tocado ser Baltasar y te ha pillado el camello, acabas de llegar al paraíso de la inspiración para todo living la vida foodie. Ahí van mis 20 ideas para regalar a un foodie inquieto.

1. Un mapa para comerse el mundo, empezando por España, de la mano de Relaja el Coco (soy fan) y Walk With me.

2. Una suscripción a UrbanBites para ser un verdadero foodhunter o la Caja especial de Navidad foodie en la que además he tenido la suerte de colaborar creando un regalito muy especial.

3. Una bebida espirituosa firmada por alguien al que admire, para brindar por mil sueños más y reciclarla como florero, lámpara, instrumento de percusión o vete tú a saber.

4. Cualquiera de los productos de Freshly, cosmética natural que dan ganas de comérsela.

5. Un bocado a la tradición gastronómica con un toque de vanguardia, como el paté de pato con gin tonic de Mitjans.

6. Una buena taza de marketing expresso, para los que (como yo) además de comer quieren contarlo.

7. El espirilizador de Claudia&Julia para convertir calabacines en espaguetis y montar una jarana veggie sin morir en el intento.

8. Una caja con todas las cosas buenas y bonitas de Panda Pastisserie, sin que falte el latte de infusión de rosas y muchos doriyakis de frambuesas.

9. Una cocotte de Le Creuset de su color preferido, redonda u ovalada pero seguro que para todo la vida. Ha sido mi descubrimiento del año.

10. El libro más divertido de mi mundo, un libro para foodies inquietos (guiño, guiño). Mésame Mucho, un libro escrito desde lo más profundo de mi patata con contenido exclusivos que no aparecen en este blog pero que os darán ideas sobre recetas, decoración de mesa y experiencias de estilo de vida gastronómico.

11. Un pack o dos o tres de mermelada de sidra de La Gijonesa con queso ahumado asturiano y una de sus sidras futboleras.

12. Una cocina vitrocerámica portátil, un regalazo para todos los que como yo son adictos a cocinar en cualquier lugar. Yo me he pedido esta en Amazon y me la traen los Reyes Majos con dos días de retraso, ¡ya os la enseñaré!

13. Un curso de fotografía y estilismo gastronómico. En febrero me he apuntado a uno intensivo con Kema Food Culture y ya estoy ansiosa por ir a aprender un poco más.

14. Cualquier cosa de la sección de ‘mesa’ de Zara Home, imprescindibles los cubiertos dorados si todavía no ha caído en la tentación.

15. El arte de comer o El Atlas comestible, dos libros imprescindibles para todo foodie.

16. Una experiencia en Kitchen Club, el curso de sushi, la kitchen Party o un bono abierto para que elija a la carta. También puedes echarle un vistazo a los que organizan en Cocinea.

17. Reservar una cena en Can Roca y seguidamente pedirle matrimonio. Sí, quiero. Mucho. Todo el rato.

18. Un hidden kitchen, comer o cenar en un lugar en el que nunca te imaginarías. Con sorpresas, experiencias y creatividad.

19. Un juego de sartenes de Bra. Las mejores sartenes que he probado hasta el momento, puedo cocinar un huevo sin una gota de aceite. Una ma-ra-vi-lla con la que triunfarás seguro.

20. Las piezas de Cookplay. Todas sin excepción. Bueno, empieza regalándole un par y verás como no podrá dejar de comprarse el resto. Son mi absoluta perdición.

¿Te han gustado estas 20 ideas para regalar a un foodie? Si tienes algún deseo que añadir a esta lista, cuéntamelo en los comentarios. Será un placer llenar esta mesa de ideas para regalar.

Si has sido bueno este año, comparte este post entre tus contactos para que sepas qué cosas están en tu wishlist. Si eres Baltasar, te quiero y lo quiero todo. Que pases unos días llenos de magia, los Reyes son Majos como tú.

Deja tu comentario