Huele a leña quemada, se puede escuchar el chisporroteo de las llamas mientras prenden en la barbacoa. El ambiente es húmedo y el sol me acaricia la piel. El viento me ayuda a respirar, a refrescarme, a sentirme en contacto con la naturaleza. Se escuchan los cencerros de las ovejas a lo lejos y un montón de pájaros piando que hacen a la vez de transistor. En las nubes he contado nosecuántas formas de animales y el azul del cielo hoy tiene tantas tonalidades en las que perderse que parece de acuarela.

He preparado un picnic de entretiempo porque ni las temperaturas bajando unos grados, ni menos horas de luz me frenan las ganas de disfrutar de planes al aire libre. Me levanto más temprano, desayuno en la terraza con jersey aprovechando el sol y, en el ritual de preparar todo lo que me voy a llevar al campo, me tomo una infusión de jengibre y manzana rallada.

8 ideas para disfrutar de un picnic de entretiempo

  1. Un mantel enorme que haga las veces de pareo campestre. Lo mismo comes en él que te haces la siesta o juegas a las cartas durante horas metiendo el dedo en lo que ha sobrado de hummus. Ropa amplia y cómoda y tus mejores calcetines.
  2. Para picar, unas chips de manzana hechas al horno para mojar con una fondue exprés de brie y tomillo. Para las chips, la variedad Royal Gala de Manzanas Marlene a tope en el horno durante pocos minutos y para la fondue exprés, una pieza de queso brie y 4 minutos sobre la barbacoa.
  3. Una barbacoa portátil para dos, la mejor opción para disfrutar de un picnic de entretiempo. Fácil de transportar y perfecta para preparar parte de tu menú en el campo como plan para relajarte mientras ves como bailan las llamas.
  4. Verduras, setas y gambas para hacer a la brasa. Las gambas se hacen vuelta y vuelta y cogen un aroma ahumado para chuparse los dedos.
  5. Para acompañar, una ensalada de brotes de kale, aguacate, manzana Fuji de Manzanas Marlene, granada y una vinagreta de mostaza. Una maravilla sencíllisima de hacer y que quedará muy colorida sobre tu mantel en el campo.
  6. Una manta gordita para cuando ya has comido. La temperatura corporal baja y apetece taparnos un poco mientras charlamos de sobremesa o nos tumbamos a mirar el cielo y los árboles.
  7. Para seguir entrando en calor, una infusión de manzana, canela y miel. Puedes llevar el agua en el termo y dejar infusionar los ingredientes en la taza estés donde estés. Se disfruta el doble respirando en plena naturaleza.
  8. Y para acabar la jornada, un buen libro. Tu preferido, aquel que has dejado en la mesita a la mitad porque entre semana no te da la vida y te duermes al leer dos páginas.

El picnic de entretiempo es siempre un plan fantástico para hacer sola, en pareja, con amigos, en familia, con niños y animales. Estos planes no tienen reservado el derecho de admisión porque cualquiera es capaz de encontrar su sitio disfrutando alrededor de un mantel en un entorno natural. Como bonus track a este listado añadiría una caminata por la zona saboreando el paisaje.

¿Ya sabes a dónde vas a ir a poner en práctica el picnic de entretiempo este fin de semana?

2 comensales han hablado

  • 2 diciembre 2018

    ESTE RTICULO NOS INSPIRO PARA INSPIRARNOS PARA UN EVENTO EMPRESARIAL AL AIRE LIBRE PROXIMAMENTE A REALIZAR.

    • 3 diciembre 2018

      Oh, cuanto me alegro. Estoy deseando ver el resultado, ¿vendrás a esta mesa a contárnoslo? 🙂