Llevo un tiempo descubriendo la cantidad de flores que se pueden utilizar para cocinar y para beber infusionadas, en hielos o en helado. Hace unas semanas -en una terraza de esas tranquilas, llena de plantas, en la que ofrecían platos y bebidas que hacían con productos naturales-, me sorprendí sorbiendo una limonada hecha con flor de hibuscus, de un color parecido al agua infusionada que te traigo hoy. Tenía un sabor tan especial que todavía hoy lo recuerdo. Con ese regusto en la boca me puse a hacer pruebas en casa y a buscar por internet las diferentes recetas que podemos hacer con esta flor.

Entre tanta información caí en la casilla del agua de Jamaica y se encendieron las ganas que tenía, desde hace tiempo, de preparar mi propio agua de Jamaica; una combinación de la tradicional infusión de la flor de Hibiscus con algunas frutas que consiguen una mezcla realmente deliciosa y fresquita. Si nunca has probado la infusión de Hibiscus te adelanto que tiene un sabor levemente parecido a la limonada, por eso queda fenomenal con hierbas frescas y jengibres.En muchos lugares, es el refresco natural perenne en la nevera porque sacia la sed y sienta fenomenal en cualquier momento. Y, estoy convencida de que, a partir de hoy, también será el tuyo.

Además, tiene un color rosado precioso que lo convierte en el agua infusionada más bonita hasta el momento. Ya verás como cada vez que la prepares te preguntarán cómo lo has hecho. Para que cuando esto ocurra no te quedes sin palabras, te lo cuento en 7 sencillos pasos.

Ingredientes:

  • 1/2 taza de Flor de hibiscus seca
  • 10 Cerezas
  • 1 Limón
  • 1L 1/2 Agua Bezoya
  • Una pizca de Jengibre fresco
  • Hielos

 


Descubre cómo preparar el agua de Jamaica:

  1.  Vierte una botella de agua Bezoya en un cazo y llévala a ebullición.
  2. Baja un poco el fuego y añade la flor de hibiscus*.
  3. Deja infusionar durante 10 minutos, apaga el fuego, cuela la flor y deja enfriar.
  4. Con la infusión en una jarra, añádele las cerezas y cháfalas un poco con la ayuda de un mazo para que desprendan el jugo.
  5. Corta un limón en cuartos, exprime algunos trozos e introduce todos en la mezcla.
  6. Ralla sobre la bebida una pizca de jengibre fresco pelado. Le dará un punto aromático especial.
  7. Remueve la mezcla y añádele unos hielos para que esté más fresquita.

*La flor de Hibiscus puedes encontrarla en herboristerías, la venden seca como si fuera té.

Cuando la vayas a servir en tu tarro, decóralo con una rodajita de limón y un par de cerezas. Sienta fenomenal dar un sorbo a tu agua de Jamaica y comerte una de las frutas de la infusión.

¿A qué esperas para prepararla?

Deja tu comentario