Hace unos años, rodando un anuncio para un cardiólogo, me encontraron una cardiopatía congénita en el corazón. Fue una situación curiosa para diagnosticarme un prolapso mitral que me provocaba arritmias desde que nací pero que yo interpretaba como nervios y ansiedad.

Desde entonces, soy más consciente de que el zapateo que hace mi corazón de vez en cuando es debido a un ritmo anormal por las ganas de expulsar la sangre que se queda oleando donde no toca. No pasa nada, no es nada grave. Tengo el corazón pequeño y sano, pero cuando ocurre la sensación es molesta.

Cuando tengo arritmias me tiemblan las manos, me dan taquicardias y a veces me cuesta dormir porque, aún tumbada, parece que estoy corriendo la maratón de Boston. Siempre tengo dudas sobre qué remedios pueden ayudarme a estar mejor cuando me pasa, a recuperar la tranquilidad rápido y a poder descansar para afrontar la jornada.

Hace unos días descubrí que Sanitas tiene un servicio online de videoconsulta con médicos de diferentes especialidades y me animé a probarlo para conocer algunos aspectos de mi cardiopatía y saber si la alimentación podía afectar de alguna manera a lo que me pasa. Algo que nunca me había planteado más allá de dejar de tomar excitantes (bebidas con cafeína, gingseng, etc.) y que ahora con un ritmo de trabajo importante y altos niveles de estrés me creaba inseguridad, no sabía si estaba haciendo las cosas bien del todo.

En la videoconsulta con el nutricionista recuperé la tranquilidad. Desde casa, sin necesidad de ir a una consulta, de una manera sencilla, sin esperas en salas frías y sin perder tiempo. Ya era hora de que las consultas médicas se actualizarán dando el salto digital y ofreciendo algunos de sus servicios (los que se pueden) a distancia pero con la confianza y cercanía que ofrece el cara a cara.

La alimentación no afecta a mi problema, pero sí es bueno que cuide la alimentación que es buena para el corazón para no adquirir en un futuro otros problemas que puedan complicar mi patata. Eso me dijo el nutricionista y me envió por la misma aplicación una lista de alimentos que me recomienda incluir en las cenas de manera regular para que me ayuden a relajarme.

7 alimentos que te ayudan a dormir mejor:

  1. La soja y los derivados. Para cenar, unos filetes de soja con salsa de boletus suena fenomenal, se tarda poco en cocinar y te ayudarán a descansar mejor.
  2. Los frutos secos. Una ensalada de brotes verdes con anacardos puede ser una opción fantástica.
  3. Algunas frutas como la piña, el plátano, el aguacate o la cerezas. Amigos del aguacate, esta fruta cortada y aliñada con un buen chorretón de aceite de oliva, una pizca de sal y pimentón te ayudará a dormir como un bebé.
  4. Verduras de hoja verde como la espinaca, por ejemplo. Un revuelto de espinacas con cerezas suena muy apetecible.
  5. La leche. ¿Quién no vuelve a la infancia con un vaso de leche calentito una noche de esas que no apetece nada más?
  6. Cereales. Aprovechando el punto anterior y si hay algo más de hambre, un tazón de leche calentita con cereales repletos de frutos secos me ha resultado siempre un menú insuperable.

Nota: Si justo estás pensando contratar un seguro médico o cambiarte porque el tuyo no te convence, ahora mismo en Sanitas regalan 1 año gratis de blua (servicios de atención digital) a los nuevos clientes y a los que ya son clientes lo pueden contratar al 50% para toda la vida.

Duerme tranquila

Deja tu comentario