Probablemente al leer el título de este post te habrás preguntado qué narices es eso del buddha bowl y por qué lo estás viendo últimamente en todos lados. Te lo encuentras de bruces en instagram y te enamoras de los pines de Pinterest en los que sale este plato tan arquitectónicamente perfecto. Pues bien, no es más que un plato (saludable) combinado, preparado para disfrutar y saborear lentamente. Tiene este nombre, según tengo entendido, porque es un bol lleno hasta arriba y recuerda a la barriga de un buddha. Se puede preparar con infinidad de ingredientes y combinaciones, yo misma preparé este tan original en Telva del que se puede comer hasta el plato (no es broma).

Hace unas semanas estuve en Marrakech y las calles destilaban aromas auténticos imposibles de describir, de la inspiración de esos días ha surgido la receta de este buddha bowl de albóndigas especiadas con ras el hanut y Ketchup Heinz 50% menos de azúcar y sal, arroz vaporizado, aguacate, germinado de rábano y humus. Una combinación deliciosa que no se tarda nada en preparar y resulta una opción fantástica para una comida original con amigas. Saludable y con un sabor intenso.

Prepara las albóndigas con carne picada y algunos frutos secos, una base de albóndigas como las que siempre haces sólo que en esta ocasión te invito a que le pongas una o dos cucharaditas de ras el hanut (es una mezcla árabe de más de 27 especias) y cuando vayas a ponerlas en la sartén les des un baño de Ketchup Heinz 50% menos de azúcar y sal pero con el sabor de siempre
, consigue darles un punto más de intensidad y con el calor y los jugos se forma una salsita que combina a la perfección con el resto de ingredientes del buddha bowl siendo este paso el que marca absolutamente la diferencia.

Mientras se van cocinando las albóndigas, hierve el arroz aromático y corta el aguacate en láminas. Una vez preparados los ingredientes sólo te queda montar el plato, para mí es uno de los pasos más divertidos de esta receta porque se convierte en manualidad.

Primero pon en el bol una buena base de arroz, vierte las albóndigas a un lado sobre el arroz, pon el aguacate en acordeón, añade una o dos cucharadas generosas de humus y por último el germinado de rábano coronando el plato. ¡No me digas que no queda bonito!

Lo más práctico del buddha bowl es que puedes mezclar los ingredientes como más te apetezca siendo consciente en todo momento de lo que estás saboreando. A mí no me gusta mezclar el plato -aunque no hay ningún problema si lo haces- y disfruto combinando los ingredientes de cada esquina, mojando las albóndigas en el humus o comiéndome el arroz con el aguacate sirviendo éste de mantequilla vegetal y saludable. Es una opción muy divertida y sana de cocinar y comer, ¡ojalá te animes a prepararlo!

Este post es en colaboración con #KetchupHeinz50, la nueva propuesta de Heinz para consumir el Ketchup de siempre pero con el 50% menos de azúcar y sal. Una buena opción para poder incluir algunas gotas y conseguir aumentar la intensidad del sabor en recetas tan especiales como ésta, sin renunciar a cuidarnos.

Te dejo, por si te apetece probarlo, un vale de 50 céntimos de descuento para que adquieras este producto, puedes recargártelo aquí: http://bit.ly/2oMGC9W

Me encantará que me cuentes en los comentarios y en redes sociales si conocías el buddha bowl y si es así, qué combinaciones te preparas ¡cualquier idea alimenta!

2 comensales han hablado

  • Idoya
    30 Mayo 2017

    Eres increíble !te acabo de conocer y ya me transmites energía!.
    Soy cocinera de profesión y ahora estoy de baja ,y mira tú por dónde buscando blogs bonitos este es de lo que más me han gustado.Gracias por compartir tu tiempo y tu bienestar ,contagias…y mucho.Besos

    • 1 Junio 2017

      ¡Ay Idoia, qué alegría leerte! No sabes el buen rollo y energía que me da a mí recibir comentarios como el tuyo. Que bueno que te hayas encontrado conmigo buscando blogs bonitos 🙂 Espero que te recuperes prontete de esa baja y estés de nuevo con las manos en la masa. Te espero siempre en esta MESA infinita.

      un ÑAM!