Las futuras promesas de nuestra gastronomía vienen pisando fuerte, firme, vestidos de pasión y ambición. Algunos de ellos han tenido la oportunidad de demostrarlo en el Cinco Jotas Cooking Challenge, celebrado en el Basque Culinary Center, donde se ha reivindicado el conocimiento y el uso de productos españoles de calidad.

Mariela Fernández con su Tartomaquet, se ganó al jurado con una receta inspirada en la elaboración típica de la gastronomía española, el ‘pan con tomate’, ‘pa amb tomàquet’ o nuestro querido ‘pa amb oli’ (que lleva genuinamente tomate de ramellet y es uno de esos sublimes placeres sencillos) todo con ibérico (¡y qué ibérico!). Mariela ha creído en el menos es más y ha mezclado la armonía de los colores inspirada en los paisajes de la Dehesa con elementos de la dieta mediterránea.

El Cinco Jotas Cooking Challenge, organizado por el Basque Culinary Center y Cinco Jotas, tuvo a cinco jóvenes promesas de la gastronomía (y estudiantes del BCC), compitiendo por hacerse con el gran premio. Entre ellos, hemos descubierto a Carlos Buj (Barcelona), que fue el más votado por las redes sociales con su receta Fusión de sabores Cinco Jotas.

 

A Javier Álvarez (Galicia) y su ‘Ravioli de chipirón’ y jamón Cinco Jotas’ al que hincaríamos el diente en cuanto se despistara. A Manuel Vargas Torres (Jaén) con su ‘Tosta ahumada con bellota y jamón Cinco Jotas’, un plato que me gustaría tener delante de mis mofletes día sí día también. Y a Patricia Jurado (Gerona) con su ‘Corazón del viajero’ que nos ha revolucionado a alguna que otra mariposa en el estómago.No se equivocaba Pedro Subijana, chef con tres estrellas Michelin, embajador de la marca y presidente del jurado, cuando ha resaltado el nivel culinario y la creatividad de todas las propuestas.

La receta ganadora, nuestro querido ‘Tartomaquet Cinco Jotas’, con una base de tartar de tomate asado con una delicada tortillita de harina, piñones, jamón de bellota 100% ibérico Cinco Jotas y una mahonesa de su propia grasa, ha enamorado a todo el jurado, formado por: Ferran Imedio, John Regefalk y María Castro. Ellos mismos, han otorgado a Mariela Fernández, una beca para finalizar sus estudios en el Basque Culinary Center.

Entre otras cosas,

la felicidad es un ibérico de bellota cortado a cuchillo.

 

Deja tu comentario