Hace tiempo que quería hablar de esto, por mis huevos. Aquellos huevos que mi madre me trae del pueblo frescos, en bolsas de cartón, sobre camisetas de algodón, envueltos en papel de periódico o colocados -frágiles como joyas- en recipientes improvisados que hacen sorprendentemente de huevera tan bien como las hueveras hacen en ocasiones de joyero, porta velas, mini terrario o paleta de pintor. El factor sorpresa, eso es lo que más me fascina cuando me los entrega. La absoluta genialidad que los envuelve. Queridas marcas foodies, hay que salir a la calle vestidas para impresionar.

Todas las marcas deberían lanzarse al mundo con el guapo subido mostrando sus valores con un buen diseño de paquete. Todas, absolutamente todas, incluso la más tímida desea que se giren a mirarla y le griten que le quieren para toda la vida. Convirtiendo así, de un flechazo, posibles clientes potenciales en consumidores y fans.

Sí, lo bonito está en el interior -en eso estamos de acuerdo-, y de nada sirve lucir un diseño de escándalo si después el producto no está a la altura. Por eso hago un llamamiento a las marcas que están buenas, a los pequeños emprendedores gastronómicos con ganas de comerse el mundo, a las grandes marcas foodies que siguen teniendo hambre. ¡Echadle huevos! Enseñad vuestra autenticidad también desde fuera. Puede que para mostrar la patata tenga que haceros una ecografia o una auscultación más profunda pero aprovechad la oportunidad que tenéis de presentaros al mundo de una manera que nos haga palpitar.

Nos gusta lo bonito, lo creativo y lo auténtico. Queremos ser sencillamente diferentes.

Si tienes un negocio digital y piensas que esto no va contigo, te equivocas. El paquete no sólo es algo físico y tangible, también es muy importante empaquetar en formato digital y conseguir de esta manera mucho más impacto que si vendes tus productos semidesnudos o tus servicios sueltos.

Si lo que vendes son justamente huevos, un producto de primera necesidad, y quieres ser memorable, diferenciarte de la competencia o hacer un lanzamiento original, estas 5 ideas te van a inspirar. Son propuestas innovadoras de marcas que han conseguido que les miren los huevos y se enamoren.

1. Domilovo Eggs, una marca de huevos Rusa con un packaging impar diseñado por Getbrand.

2. La original manera que tienen en China de empaquetar los huevos tradicionalmente bien podría ser un diseño de premio.

3. El diseño de Just Laid o cómo colocar la imagen perfecta en el lugar indicado.

4. La bolsa hinchable en la que viajan los huevos felices de Happy Egg.

5. Y uno de mis preferidos, el packaging biodegradable fabricado con heno natural prensado diseñado por Maja Szcypek.

¿Con cuál te quedas tú?

¿Quieres descubrir el poder de las historias digitales?

Suscríbete y recibe inmediatamente mi manual exprés para marcas foodies y lifestyle ‘Cómo crear contenidos digitales de éxito’

3 comensales han hablado

  • Maripaz
    6 febrero 2018

    Pues me quedo con la última propuesta, por eso de ser biodegradable y ayudar al medio ambiente 😁

    • 7 febrero 2018

      Hola Maripaz! También es de mis preferido por ese toque tan campero y los valores que transmite. Algunos diseños son fascinantes, las marcas se ponen bonitas y yo las quiero aún más jeje.

      Gracias por subirte a la mesa conmigo,
      un ÑAM!

  • 14 marzo 2018

    Genial!! Para que luego digan, viva la originalidad y creatividad en todos los campos!!