El vermú debería ser medicinal como la coca cola en sus tiempos. Desconozco si ha hecho sus pinitos en este área, pero lo que os aseguro es que cura, locura, todo. Un vermú me afloja las piernas y la risa, me pone alegre y me lleva a Madrid. Un vermú (casi) siempre me transporta a la parte de arriba de la calle Huertas o a la Bodega Ardosa. Un vermú y unas croquetas de cabrales, un pincho de tortilla y una buena ración de risas. Hoy, para que nos vayamos aclimatando a esta nueva etapa madrileña, os traigo el ‘Kit de supervivencia para la hora del vermú‘.

En mi cumpleaños de hace dos años, unas compañeras de la tele me regalaron una caja en la que ponía ‘Kit se supervivencia para la hora del vermú’ y en el interior había todo tipo de herramientas de Espinaler que me harían, durante las próximas semanas, la hora del aperitivo muchísimo más alegre. Ellas son las culpables, entre otras relaciones vermutiles que había tenido con anterioridad, de mi pasión y mi amor por la hora del vermú. Y creo firmemente que así como no falla el botiquín en el segundo cajón del baño, no puede faltar en buen kit de supervivencia para la hora del vermú en el armario de la cocina porque es como ponerle una tirita a las penas.

El Kit que os traigo en el post de hoy os lo podéis montar eligiendo de entre todo los productos que ofrece Real Fábrica, incluido el minicapazo. ¡Soy tan fan de todo lo que tienen!

Kit aperitivo Marta Simonet 8 Kit aperitivo Marta Simonet Collage 2 Kit aperitivo Marta Simonet 11

Todo kit que se tercie debe tener: una botella de vermú, unas patatas fritas o, en la versión eatclean, unos snacks de manzana (como los de mi fotografía), un poco de queso de ese que estremece los carrillos, unas aceitunas, unas anchoas, berberechos, almejas o lo que surja y, en mi versión mallorquina una oda a la isla bonita con un trozo de sobrasada y unas quelitas.

Gloria bendita. La hora del vermú es gloria bendita. En verano en el chiringuito, en invierno al lado de la chimenea, en casa, en la bodega, en el campo o en casa de la abuela. El vermú sobrevive y late con fuerza años tras año y vida tras vida en cualquier parte.

Kit aperitivo Marta Simonet Collage 1 Kit aperitivo Marta Simonet 3

Todos los vermús que recuerdo me los he tomado siempre sonriendo, ¿y vosotros?.

Pd. Podéis seguir toda mi odisea mudancil en mis redes sociales (facebook, twitter e instagram). Además (en ellas y aquí) muy pronto os daré detalles de cómo va a ser y cómo os podéis apuntar al picnic que organizamos en El Retiro, la idea es juntarnos unas cuantas zumbadas para hablar de nuestros proyectos e ideas, mientras nos chupamos los dedos.

Fotografías: Marta Simonet

12 comensales han hablado

  • 31 agosto 2015

    Me encanta este kit, tomo nota y me lo apunto. En Madrid somos mucho de vermut. Bienvenida a seguir con las risas

    • 29 septiembre 2015

      ¡Muchas gracias Sonia! Estoy contestando muyyy tarde a los comentarios, pero es que la vida estas semanas ha sido un carnaval. ¡Todavía no me he tomado el primer vermut en Madrid y eso que hay cosas que celebrar! Tendré que solucionarlo pronto 😉

  • 31 agosto 2015

    Yo también tengo el recuerdo de que todos los vermut que he tomado en mi vida han sido siempre con risas y sonrisas. Bienvenida a Madrid, a su verbena y a sus risas con vermut.

    • 29 septiembre 2015

      ¡Muchísimas gracias Mery! La verdad es que Madrid me está tratando de lujo y si algún día no sonrío cogeré este post y me iré a tomar un buen vermut de grifo :*

  • 2 septiembre 2015

    El vermut ha vuelto (si alguna vez se fue) para quedarse. Es divertido, sabroso, elegante y popular. Se lleva con amigos, con familia, con los paisanos del bar. Y por si fuera poco se acompaña de pequeñas dosis de deliciosa comida, ya sean los tradicionales encurtidos y conservas o variantes más sofisticadas e innovadoras.

    ¿Qué más quieres? Pues que además sea un buen vermut.

    Los hay regulares y del montón, pero también los buenos. Aprovecha antes de que los mejores se pongan a precios gourmet impagables. 🙂

    Salut i vermut!

    • 29 septiembre 2015

      Bueno, bueno… me lo dices tú que sabes de lo que hablas. ¡Cuando quieras nos tomamos un vermut para celebrar que nunca se fue! Besotes 😛

  • 2 septiembre 2015

    mmmm que buena es la hora del vermut!
    Por cierto, preparate para un superpicnic de bienvenida que tengo un grupo de chicas 2.0 en whatsapp deseando ir ????????

    • 29 septiembre 2015

      Ay! Que el picnic no se me olvida eh! Y tendremos que llevar vermut 🙂 Ahora que nadie nos lee, está previsto para el veintipico jeje

  • 15 septiembre 2015

    Que grandes ratos se pasan vermuteando!!! No recuerdo ninguno sin risas ;)))

    • 29 septiembre 2015

      ¡Y tanto! Fíjate que me estoy poniendo al día con los comentarios y me topo con el tuyo, con un perfume en las manos con olor a Gijón 😀 ¡Qué casualidad! ¡Gracias!

    • 29 septiembre 2015

      ¿Has visto? Si es que… si una no se lo goza es porque no quiere! jejeje ¡Salud!