Aprende a hacer la limonada casera más bonita del mundo

Empieza junio y con él empiezan ‘oficialmente’ las tardes de terraza, las pamelas de los domingos, las piernas al aire, los colorines en las uñas de los pies, los polos, las risas, las noches de ensaladas de todo lo que tengas en la nevera, picotear alcaparras, coger el pareo, comprarte un capazo e inaugurar la piscina. Con junio empieza ‘oficialmente’ el mes de la limonada casera más bonita del mundo.

Recuerdo perfectamente la primera vez que probé la limonada casera. Era primavera, yo llevaba un vestido azul de cuadros y mi madre me había peinado con una coleta alta para que me durase todo el día. Era el cumpleaños de alguien de la familia y pusieron una bonita mesa con manteles blancos en la terraza desde la que veíamos el mar. Recuerdo la curiosidad que me produjo ver aquella enorme jarra de limonada repleta de hielos de hierbabuena. Me pasé la tarde investigando cómo narices podrían haber traspasado esas aromáticas hojas verdes el hielo, hasta que ansiosa le pregunté a mi madre quién había hecho ese fantástico truco de magia.

A partir de esa tarde, la limonada casera con hielos aromatizados se convirtió en uno de mis refrescos naturales preferidos y uno a los que más recurro cuando empieza el buen tiempo. Tiene un sabor único, me aporta ese recuerdo nostálgico que me hace sonreír mientras sorbo con la pajita y ofrece un toque fresco, visual y divertido que me apasiona. Además, es muy fácil de preparar y cada uno puede aportarle a la receta un detalle que personalice el sabor ¡hay infinidad de posibilidades!

La otra tarde, con la llegada del buen tiempo, me apeteció beberme a sorbitos aquel recuerdo y preparé esta limonada casera con cubitos de flores que os traigo hoy.

Para preparar esta receta, empieza por los cubitos. Es lo único que debéis tener previsto cuando vayáis a preparar la limonada por el tiempo que necesitan de congelador. El resto, se prepara en un periquete.

Compra flores comestibles, las más fáciles de encontrar son los claveles y los pensamientos, ¡los puedes encontrar en muchos mercados! Aunque puedes hacerlos con las flores que te apetezcan, e incluso mezclar hierbas aromáticas también. En realidad, a la hora de elegir las flores, sólo tuve en cuenta los colores. Quería que fueran colores llamativos que contrastaran con la limonada casera y, claro, le ofrecieran un maravilloso aroma floral.

Receta paso a paso para hacer limonada casera con cubitos de flores:

Ingredientes: Flores comestibles, 1 litro y 1/2 de agua Bezoya, 3 cucharadas colmadas de azúcar moreno, 5 limones y unas hojas de menta fresca.

  1. Deshoja las flores cortando los pétalos con los dedos y ves llenando los huecos de la cubriera con ellos.
  2. Añade agua y congela durante un mínimo de 3 horas.
  3. Pela los limones y ponlos en un vaso batidor.
  4. Añade el agua Bezoya, el azúcar moreno y la menta fresca.
  5. Bátelo hasta que quede una mezcla líquida y homogénea.

Ahora sólo te queda servirlo en tu tarro de #aguacadabra y a disfrutar.

Y a ti, ¿qué recuerdo te trae la limonada casera?

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *