Me he dado con el otoño de bruces. Las temperaturas se han desplomado, he sacado de las cajas los jerseys de lana y los calcetines hasta las rodillas. La casa huele a galletas de manzana y canela recién horneadas y el sofá me está pidiendo que nos abracemos más que nunca. Con el frío llegan los domingos en casa, poner el freno de mano, vivir más lento y  permitirnos largas jornadas de mimos que a menudo acaban con siestas en bucle y películas elegidas a modo de nana. Para esos días, te traigo una mascarilla casera hecha con la variedad Red Delicious de Manzanas Marlene. Una manzana deliciosamente aromática, jugosa, fina y ligeramente perfumada. Perfecta para esta mascarilla natural que te alimenta la piel y el alma.

Vamos. Date un rato, abre la despensa y cuídate.

Me encanta sacar el jugo a los ingredientes y aprovechar sus propiedades naturales para cuidarnos también por fuera. En el caso de la manzana Red Delicious de Manzanas Marlene, contiene gran cantidad de ácidos frutales, antioxidantes y otras propiedades que nos ayudan a tener una piel más luminosa, limpia y nos protege de la aparición de puntos negros. Además es rica en carotenos por lo que nos ayuda a mantener el color de piel saludable.

Preparar esta mascarilla de manzana es sencillísimo ya que no lleva ningún otro ingrediente. Simplemente tienes que pelar la manzana Red Delicious, cortarla en trozos, ponerla en un vaso batidor y triturarla hasta conseguir una textura fina y homogénea. Ahora ya tienes tu mascarilla fresca y natural preparada para utilizar. Dependiendo de tu tipo de piel y tus necesidades personales, puedes mezclarla con otro ingredientes que te ayuden a conseguir lo que necesitas. En mi caso, como lo que quiero conseguir es desinflamar la zona de los ojos y purificar la piel sólo con la mascarilla de manzana ya lo puedo conseguir.

En cualquier caso, alargo los momentos de mimos lo que puedo. Antes de aplicarme la mascarilla de manzana, me lavo la cara con abundante agua y me doy unos toquecitos con la toalla para secar el exceso de agua dejándome la piel húmeda. Aprovechando esta humedad, cojo un pizca de azúcar moreno y me masajeo la cara suavemente. Lo utilizo como exfoliante y ya puedes imaginar que, entre el azúcar de caña y la mascarilla de manzana, ¡estarás para comerte!

Una vez he acabado con el masaje exfoliante, me vuelvo a lavar la cara con abundante agua y me aplico con un suave masaje la mascarilla que hemos preparado con manzana Red Delicious de Manzanas Marlene. La dejo actuar durante unos 15 o 20 minutos y me lavo la cara de nuevo.

Hacer este ritual una vez al mes me resulta delicioso. Y me divierte la posibilidad cosmética natural que nos dan los alimentos de cuidarnos también por fuera.

Deja tu comentario