Imagínate con los pies en el césped fresquito, la brisa dándote en la cara y una cesta de paja de la que sobresale un pareo, una botella de agua, el libro que más te gusta del mundo y la servilleta que envuelve un sándwich que ni aún así pasa desapercibido.

Es el sándwich saludable que triunfa, un entrepán de color verde que te quiero verde que gusta incluso antes de darle el primer muerdo. El aroma que desprende la albahaca fresca y el color que tiene el pan Silueta con grano completo lo convierten en el chico irresistiblemente sano de mi sandwichera.

sandwichsaludable

Es el (a)típico por el que girarías 360 grados tu cuello, si es preciso, por volvértelo a topar boca a boca. Es la descripción palpable del sabor por el que cierras los ojos y te dejas llevar. Es, definitivamente, el sándwich saludable que vas a querer.

Este sándwich se ha convertido en un must de mis tardes de merienda casi cena, especialmente ahora que aprieta el calor y prefiero el aire libre al sol de los fogones.

¿Quieres saber cómo lo preparo?

Tuesto un poco el pan y mientras tanto voy cortando el aguacate en láminas, deshojando el manojo de albahaca fresca y sacando cuadraditos del pedazo de queso feta que desde hace unas semanas nunca falta en mi nevera. También lleva cebollino, ralladura de piel de limón, pistachos, hojas variadas, aceite de oliva y tomate (si es verde, mejor).

sandwichsaludable

Lo bueno de este sándwich es que además de sano es irresistiblemente delicioso. El pan Silueta es de grano completo y eso quiere decir que mantiene todas las propiedades nativas del cereal, por lo que no se queda ni un nutriente en el camino. En otros panes lo que ocurre es que quitan las ¾ partes del cereal. Para que lo entendáis, es como si de la naranja no utilizáramos la pulpa, por lo que para el zumo de las mañanas nos quedaría tan sólo la piel.

Todos los ingredientes que contiene mi sándwich saludable son crudos, lo que hace que tenga una textura crujiente y refrescante que casi emite música y, además, es de lo más bonito que puede hacer bailar a tus carrillos.

Ya me dirás en cuanto lo pruebes.

Deja tu comentario