Los aperitivos, ese fascinante preámbulo que a veces se convierte en obra completa, en trilogía, en absoluto protagonista. Me fascinan los aperitivos. Reconozco que algunos días los estiro tanto que podría comer o cenar sólo de aperitivos. No se me ocurre un momento del aperitivo en el que no haya sido feliz. Los aperitivos invitan a compartir, a repetir, a probar, a descubrir y a relacionarnos. Esos maravillosos bocados de sabores con los que viajamos desde el paladar a infinidad de lugares. Charlas interminables, vueltas al mundo. Con este aperitivo te voy a llevar hasta el mediterráneo alpino y, lo mejor, va a ser en tan sólo 15 minutos. Justo el tiempo que necesitas para preparar estos bombones de manzanas Marlene, nueces y queso azul.

El queso azul, ese atrevido lácteo metido en años que nos regala un aroma y sabor intenso, picante, inolvidable. Las nueces y sus grasas saludables, el snack perfecto, imprescindible. Las Manzanas Marlene en su variedad Golden Delicious que, como su propio nombre indica (o su nombre propio) tienen un sabor absolutamente delicioso. Dulce, suave y crujiente, de piel fina, aromática y refrescante. Sin duda, la combinación ganadora para este aperitivo que, junto con un baño de semillas de sésamo tostado, pasará a ser uno de tus favoritos de cualquier aperitivo en el que tengas que ser la anfitriona. Lo sé, se te está haciendo la boca agua. ¿Empezamos?

Receta de bombones de manzana, nueces y queso azul

  1. Coge un bol grande y deshaz, con la ayuda de un tenedor, una cuña de queso azul de unos 250 gramos.
  2. Trocea un puñadito de nueces con las manos y añádelas al bol. Notarás el aceite de este fruto seco entre los dedos y aquí empezarás a sentir la magia de los aromas. Tranquila, es sólo el principio del viaje.
  3. Ralla con un rallador de corte grueso 2 manzanas Marlene Golden Delicious. He elegido esta variedad porque es la que más se utiliza para postres por su sabor dulzón y queda fenomenal con el contraste del queso azul. También, si quieres, puedes cortarla a cuchillo en cortes alargados y algo más gruesos si prefieres encontrar en tus bombones trozos más grandes y definidos.
  4. Mezcla todo con un tenedor hasta que quede homogéneo. Verás qué textura tan divertida sale de los trozos perfectamente irregulares de las nueces.
  5. Haz bolitas de un tamaño idóneo para comer de un bocado. Simplemente coge un poco de la masa y moldea con las palmas de la mano como si fuera plastelina.
  6. Prepara un plato con semillas de sésamo a tutiplén y reboza tus bombones.
  7. Sírvelos con una ramita de tomillo fresco para decorar y disfrútalos sola o en la mejor compañía.

Ya sabes, los aperitivos siempre hacen feliz. Y todavía lo serás más cuando descubras que ésta es sólo la primera de las combinaciones con las que puedes hacer este aperitivo saludable.

¿Quieres alguna idea más?

Queda fantástico con pistachos, anacardos o almendras. Con queso de cabra, queso crema o brie. Cubiertos de semillas de amapola, cacao puro en polvo o una pizca de cayena y chía. Eso sí, lo combines con lo que lo combines te recomiendo que nunca quites del hat trick a la manzana Marlene Golden Delicious. Sencillamente sublime.

Deja tu comentario