Ayer por la tarde salí a cortar un poco las ramas de la enredadera que tengo en la terraza porque parecía Rapunzel. No tengo buganvilia, aunque necesito una. Quiero una buganvilia que ya esté criada, me duerma por las noches y tenga las flores fucsias y las hojas bien hermosotas. No tengo, pero muchos vecinos sí. De hecho, en Mallorca se lleva mucho la buganvilia. Tanto que para mi las palmeras y las buganvilias son casa.

Ya que llevaba las tijeras puestas, le corté unas ramitas de buganvilia al vecino con la intención de hacer un centro de mesa la mar de bonito y colorido. Un ramo silvestre y km 0. Bueno, más que kilómetro, metro. Pero cuando entré en casa con mis nuevos hierbajos, se me ocurrió que podía quedar muy bien como camino de mesa.

¡Qué acierto! Tan sencillo como enredar la enredadera con la buganvilia, extenderla sobre la mesa de punta a punta y dejarla caer por los lados. Me gustó tanto el resultado que, si lo hubiera visto en Pinterest, lo hubiese querido copiar.

camino mesa Collage 2centro-mesa-1 camino-mesa-7

¿Qué os parece?

7 comensales han hablado

  • 16 julio 2015

    Me parece precioso. Los caminos en las mesas son preciosos y más si se hacen con elementos naturales: piñas, piedras o una rama de buganvilia que a mi también me encanta y me recuerda a la costa que en Madrid no tenemos. Un beso Marta

    • 16 julio 2015

      Muchas gracias, Sonia. Sí, la verdad es que los elementos naturales en una mesa siempre son un acierto. Y en verano todo luce mucho más, así que no podía perder la oportunidad de hacer este camino de mesa tan fresquito y veraniego.

      ¡Un besote!

    • 16 julio 2015

      Aish, la buganvilia es una de mis debilidades. En Mallorca está por todos lados y el contraste con el cielo es puro espectáculo. La idea era llevar esa sensación a la mesa y creo que lo conseguí 🙂

  • 16 julio 2015

    Que bonito me encanta tienes unas ideas buenísimas eres una artista

  • 16 julio 2015

    Que sorpresa! Lei el titulo y me preguntaba: ¿qué clase se material será el buganvilia? Y oh sorpresa! Son trinitarias, en Venezuela las conocemos así, y para mí también son sinónimo de casa. Lástima que no haya visto ninguna aun por mi ciudad. Te lo prometo.
    Es una belleza la idea, y digna de pinterest ademas ese color morado es precioso.

    Lindo fin!

  • 27 julio 2015

    Hola,
    descubro este blog hoy y me apasiona, porque aquí hay mucho de lo que para mi es felicidad.
    Tengo dos buganvilias en casa, una de este precioso color. Y estos días no falta un ramo en mi salón. Són tan versátiles y bonitas.
    me quedo por aquí.