Mis sueños no se han hecho realidad soplando velas, ni pestañas, ni dejando de pasar por debajo de una escalera, ni metiendo los pies en el mar la noche de San Juan. Lo hago. Todo. Sí, por si las moscas. Y también me pongo en primera línea a ver estrellas fugaces y a pedir deseos, pero porque soy una romántica supersticiosa.

Aunque tengo bien claro que mis sueños se hacen realidad estando bien despierta. Demasiado, tal vez. Después de muchas noches de insomnio, después de horas y meses de tachones en libretas, dibujos en servilletas y dudas por resolver. Después de sentir una sensación de vértigo en el estómago, como cuando despegas. Ahí, en ese preciso momento, me di cuenta de que mi sueño ya era realidad. Como si me acabara de lanzar al vacío con una sensación de paz, sin poderme quitar la sonrisa. Saliendo, decidida y con fuerza de la que había sido, hasta el momento, mi zona de confort.

El caso es que hay que soñar despierto. Soñar, para mi, es tener una idea que me haga por un momento despegar los pies del suelo. No necesitaba tener muchas, necesitaba tener una que -como dice Nuria– fuera una idea chocolate. Una de esas ideas que se deshacen en la boca y hacen sentir placer. Y una noche hace unos meses, tuve mi idea chocolate justo antes de soñar. Es curioso, pero las mejores ideas me vienen casi siempre cuando estoy acurrucada en la cama, justo a punto de dormirme.

Ahora gastrodecoración se llama mesamemucho

Mésame Mucho se me apareció de repente, como un flechazo. Lo tuve claro desde ese instante, Mésame Mucho era el nombre de mi idea chocolate. Tengo que decir que soy una loca de lo namings, que bautizo los desayunos con amigas, la cenas temáticas y hasta las plantas. Prometí que mi potos si crecía se llamaría Potosí. Y ahí está, bien hermoso Potosí. No corrió la misma suerte Paloma, una orquídea blanca que fue devorada por un bicho.

Pero vayamos a lo importante, Mésame Mucho nació vestido de gastrodecoracion.com. Un nombre descriptivo para un proyecto que todavía era un embrión. Tres meses después, llegan oportunidades importantes, colaboraciones increíbles y experiencias que no podía imaginar. Os contaré muy, muy pronto.

Ahora, ya siento que gastrodecoración late y los proyectos con latido no tienen descripción, tienen alma. Por eso, decido llamarle Mésame Mucho, como la idea chocolate que tuve ese día justo antes de soñar. Porque al fin y al cabo los sueños, la mayoría de veces, no tienen descripción, se cuentan desde las emociones y Mésame Mucho es gastrodecoración desde lo más profundo de mi ombligo.

12 comensales han hablado

    • 4 mayo 2015

      Muchísimas gracias Joanna. En realidad Mésame Mucho es la esencia de todo, es la ilusión por la que me levanté de la cama un día y quise cambiar mi mundo. Mésame Mucho son personas, experiencias y disfrute alrededor de una mesa. Sois vosotras, soy yo, son ganas de alimentar la creatividad y de darle un bocado al mundo.

  • 4 mayo 2015

    ahora no me dejes así!!! eso no se hace!!

    • 5 mayo 2015

      Ay, mi mamita quiero ser blogger. Me da llorera verte por aquí porque no sabes la parte importante que eres de que me lance a la piscina con todo este sarao. Remuá. Mañana cuento algo más 🙂

  • 5 mayo 2015

    Es una delicia leerte y sentirse parte de sus sueños apoyándolos, aunque sea como un espectador tienes algo en cada palabra que hace que nos sintamos parte de ello. ¡Bravo! y a seguir volando 😉

    • 5 mayo 2015

      Qué bien leerte Laura y sentirte cerquita. No sabéis el bien que me hace que me arropéis así, porque aunque tengo ganas de comerme el mundo y las cosas están yendo fenomenal… hay veces que se me hace bola y vosotras me ayudáis a masticarlo :*

  • 5 mayo 2015

    Ay esos sueños, que vértigos nos dan, pero que sonrisas y alegrías. Deseando saber mucho mucho más porque pinta y huele muy bien 🙂
    Me encanta la idea chocolate!!

    • 6 mayo 2015

      Laura… Tu lo sabes bien, estoy segura. Pero hemos salido de nuestra zona de confort y ha resultado que el suelo no estaba tan duro, ¿verdad? Y que si cumples tus sueños, flotas. Ojalá coincidamos pronto, tengo muchas ganas de verte en acción 😉

  • 5 mayo 2015

    Ai Marta, que proyecto más chulo! Y con el cambio de nombre, redondo! me ha encantado tu relato y me das una envidia… Esta noche, antes de soñar, pensaré en mi idea chocolate! 🙂

    • 6 mayo 2015

      Gracias Glòria, ya sabes que vosotras sois una parte muy importante de este proyecto. Habéis sido en muchos casos mi empujón final, ahora sólo queda seguir ofreciendo lo que la gente espera y seguir trabajando duro en todas las oportunidades que nos están llegando. Mil besotes!

    • 6 mayo 2015

      Gracias, la verdad es que ahora sí es hora de soñar despierta. Y agradezco tanto, tanto que vengáis a arroparme. Ya lo he dicho, pero no me canso de repetirlo.

      Mil besos.