Ya lo dije en instagram, Madrid Fusión es mi parque de atracciones. Fue pasar la puerta del Palacio de Congresos de Madrid, subir las escaleras mecánicas y sentir en el estómago la misma sensación que cuando va subiendo lento el vagón de la montaña rusa y sabes que lo realmente fascinante no son las vistas desde allí sino lo que vendrá justo después, en ese instante en el que te dejas caer y te rindes por completo a la adrenalina del momento.

Detrás del primer paso, justo después de que el nuevo Kia Optima me diese la bienvenida a cuatro puertas como si me quisieran dar un abrazo, empezó el espectáculo.

Madrid-Fusión-Auditorio-BN

Mi primera ‘vuelta de reconocimiento’ por el recinto fue como si tuviese en la mano el billete dorado que te lleva a la fábrica de Willy Wonka. Iba sola, no quería que nada ni nadie me despistara, dispuesta a disfrutar del disfrute de los demás, sorber casi con pajita la creatividad que salía a borbotones de algunas de las marcas que presentaban orgullosas sus propuestas, zamparme con las manos las charlas del auditorio y picotear de algún conocido palabras que bien podría ponerme en mitad del pan de un bocadillo.

Me enamoré de la infinidad de colores y formas de las frutas de Eloy, me deslumbré con el brillo que derrochan las siete Estrellas Michelin de Berasategui, amable y atento como si las llevara clavadas en los dientes para cada sonrisa.

Madrid Fusión Collage

Los pasillos inundados de chaquetillas blancas vistiendo cuerpos jóvenes y otros con solera. Todos impolutos yendo de un lado a otro, y yo con ojos y sonrisa de parque de atracciones pero que en lugar de sujetar un globo, sujetaba sobrasada de Mallorca y una botella de vino.

Ojalá Madrid Fusión estuviese siempre pegado al lado del cine 360 grados de la Warner, me compraría el pase correcaminos y entraría sin hacer cola a ponerme tibia a nuevas tendencias gastronómicas y otros banquetes verbales.

Madrid-Fusión-Cata-la-lata

Gracias a los patrocinadores que hacéis posible esta jarana, gracias a Kia Optima por hacernos viajar.